Después de dormir del tirón en Lungomare Rooms nos levantamos y al ir a la ducha nos llevamos la primera sorpresa del día, ¡no funciona el agua caliente! salgo de la habitación a buscar a Sergio y no hay nadie del hotel, le llamo al móvil y tampoco me lo coge…

En el pasillo de las habitaciones somos cuatro preguntándonos lo mismo, ¿porque no funciona el agua caliente?, como nadie nos atiende decidimos atrevernos para aprovechar el día y ducharnos con agua fría, uff que fría estaba…

Al salir del hotel le dejé una hoja con mi queja diciéndole que el agua caliente no funcionaba, que por favor la repararan.

Fuimos a desayunar bajo del hotel ya que Sergio nos dio una tarjeta con un 10% de descuento y nos dijo que ahí se desayunaba bien, pedimos dos tostadas de pan de sándwich con aceite, dos croissants y dos cafés con leche.

El cuerpo ya empezaba a entrar en calor después de los cafés con leche, jeje, la ducha fría nos había espabilado bien bien, jaja.

Cuando acabamos de desayunar fuimos a pie hacia la estación de tren de La Spezia, unos 15 minutos caminando, aun no eran las 9.00 de la mañana, entramos a comprar la Cinque Terre Card + Train, las hay de dos tipos, con tren o sin tren, si vas a hacer los senderos te sobra con la Cinque Terre Card, si eliges esta opción piénsatelo antes ya que han subido las tarifas de tren y el viaje sencillo cuesta la friolera de 4€.

Nuestra tarjeta Cinque Terre Card + Train costaba 16€ para utilizarla durante un día, como íbamos a ver todos los pueblos nos interesaba cogerla, así cogíamos el tren todas las veces que queríamos, con la tarjeta también puedes recorrer los senderos abiertos y utilizar los autobuses en cada pueblo así como también el WIFI de las estaciones de tren.

cinque terre card

Acordaros que hay que validar el ticket en las maquinas, nosotros nos subimos tan rápidos al primer tren que no nos dio tiempo a validarlo, lo validamos al bajar en Riomaggiore, si el revisor te ve el ticket sin validar te puede multar.

Nos subimos al primero que pasó y en cinco minutos nos plantamos en Riomaggiore, el primer pueblo viniendo desde La Spezia, bajamos del tren y pusimos rumbo a su playa/puerto pasando por un túnel y más tarde unas escaleras que conducen a la marina, desde aquí la panorámica del pueblo es todo un espectáculo, lástima que con las nubes no se aprecie todo el colorido de sus casas.

cinque terre

La previsiones eran de lluvia durante todo el sábado así que con que no lloviera nos conformábamos.

Después de una buena sesión de fotos nos pusimos a callejear por Riomaggiore, compramos agua, postales y sellos, callejeamos tanto que nos perdimos y no sabíamos donde estaba la estación de tren para poner rumbo al próximo pueblo.

riomaggiore streets

riomaggiore

Tras un largo paseo llegamos a la estación de tren por la parte alta de Riomaggiore, lo bueno de que las estaciones tengan WIFI es que hacen la espera un poco más amena, cada 30 minutos hay un tren así que tampoco esperas mucho tiempo.

Subimos al tren rumbo a Manarola y tras pocos minutos llegamos, para acceder al pueblo hay que atravesar otro túnel, este es más ancho pero más corto que el de Riomaggiore, las calles están llenas de tiendas con comida para llevar, tiendas de suvenires, todo súper bien adornado con flores, etc…

Bajamos hacia su puerto para irnos hacia la parte derecha del pueblo que es donde mejor se aprecia la preciosa estampa de Manarola

manarola

Estaba lleno de gente, Manarola es uno de mis favoritos, parece un pueblo hecho por un pintor, más bonito era difícil hacerlo, aquí también nos hicimos una buena sesión de fotos, jeje.

people cinque terre

Las flores daban juego y acompañaban a la colorida Manarola, tras otro paseo y comprar más agua fuimos al tren para ir a Corniglia.

manarola italy

Corniglia es el único de los cinco pueblos que no tiene acceso directo al mar, al llegar vimos el autobús junto a la estación de tren y le preguntamos que donde iba, nos dijo que al centro del pueblo, si tenéis la Cinque Terre Card podéis usarlo y os ahorrareis unos 15-20 minutos de subida por unas largas escaleras, en pleno verano seguro que viene mejor el bus que las escaleras, tarda unos 5 minutos en subir de la estación al centro del pueblo.

corniglia

Corniglia también es el más pequeño de los cinco, dimos una vuelta por sus calles, vimos la iglesia, el mirador e hicimos alguna que otra foto más.

corniglia liguria

corniglia cinque terre

Al bajar sí que utilizamos las escaleras ya que quería ver por donde hubiéramos tenido que subir si no hubiéramos cogido el autobús, esta es la vista de Corniglia desde Manarola, a la derecha se puede ver la escalera de subida desde la estación.

corniglia from manarola

Esperamos al tren y nos subimos camino al último pueblo de Cinque Terre, queríamos dejar Vernazza el último para ver el atardecer allí, así que fuimos a Monterosso al Mare directamente.

Bajamos del tren y paseamos por el paseo junto a la playa hasta un castillo que divide las dos playas y tras pasarlo accedes a la parte antigua del pueblo.

monterosso cinque terre

Casualidad era el festival del Limón en el pueblo y estaba todo decorado de amarillo para la ocasión con muchas carpas donde niños y mayores vendían de todo hecho a base de limón, dulces, limonadas, jabones, etc…

monterosso al mare

monterosso italia

Callejeamos para buscar algún sitio donde comer algo rápido, nos sentamos en la Pasticceria Laura donde nos pedimos dos paninis, uno de jamón serrano con tomate y mozzarella, y otro de atún con mayonesa y lechuga, una cerveza y agua.

panini cinque terre

Después de comer decidimos tomar el postre en las carpas que habíamos visto junto a la plaza del pueblo, pedimos dos raciones de bizcocho de limón y una limonada para probarla, está todo hecho con limones de la zona, nos gustó todo, Monterosso estaba a tope de gente.

Con el estómago un poco más lleno nos sentamos un rato frente al mar y después fuimos a la estación de tren, está vez por el túnel por el cual pasan peatones y coches.

monterosso

Subimos al tren y fuimos rumbo a Vernazza, en nada llegamos ya que es la primera parada.

Al llegar a Vernazza enseñé una postal para que me dijeran como llegar al punto desde donde estaba hecha la foto, desde el puerto se sube una empinada y estrecha escalera, hay que seguir las indicaciones que llevan a Monterosso a pie, justo antes del mirador hay un punto de control donde te piden que enseñes la Cinque Terre Card, si no la enseñas o pagas o no pasas, a la chica que estaba en la garita no se le escapaba ni uno, jaja.

vernazza best view

Tras ascender unos cuantos escalones a pleno sol llegamos, las vistas recompensan el esfuerzo, es uno de los miradores más bonitos.

vernazza panoramic

Nos hicimos varias fotos y fuimos rumbo al puerto por el mismo camino por donde habíamos venido parando en otro punto para hacer más fotos.

vernazza view point

Nos apetecía sentarnos y tomar un helado para refrescarnos, compramos dos cucuruchos en la Gelateria Il Porticciolo y un agua, los helados son caros per están buenísimos, yo probé de tiramisú y café, mmmmm.

ice cream vernazza

Nos sentamos en una zona de la bancada del puerto y nos tuvimos que cambiar de sitio ya que las olas rompían fuerte y mojaron a más de uno, jaja.

vernazza streets

vernazza porth

Después de estar un buen rato sentados descansando y disfrutando de las vistas de Vernazza decidimos no ver el atardecer aquí y fuimos a Riomaggiore otra vez.

Fuimos a la marina y cogimos sitio para ver el atardecer, eran las 19.30 y el sol estaba bien tapado, se había nublado por la zona donde iba a ponerse el sol, como llevábamos 12 horas sin parar y estábamos cansados decidimos ir a la estación e ir a cenar por La Spezia ya que por la noche pasaban menos trenes.

riomaggiore sunset

riomagiore houses

Llegamos a La Spezia sobre las 20.00 y tomamos una cerveza y un lemon soda en un sitio que parecía estar de moda, con las consumiciones sacaban cosas para picar.

Sobre las 21.00 fuimos a buscar un sitio para cenar y encontramos la pizzería Lagora, como no nos apetecía dar más vueltas nos sentamos en su terraza ya que no hacia frio, pedimos una ensalada y una pizza, todo para compartir y las bebidas.

comer en la spezia

pizza la spezia

Una vez saciados fuimos a por agua y al hotel, probé si funcionaba el agua caliente de la ducha y… ¡sí! menos mal, aprovechamos para tomar una buena ducha de agua caliente por si acaso el día siguiente no funcionaba, jaja.

Después de un día completo por Cinque Terre sin apenas parar nos merecíamos el descanso, fue un día muy aprovechado donde vimos los cinco pueblos los cuales nos encantaron, a continuación os pongo en un desplegable los gastos del día por si queréis ver como están los precios por la zona.

Desayuno: 5€

Cinque Terre Card Train: 16×2= 32€

Aguas: 4€

Comida en Riomaggiore: 14,30€

Bizcocho de limón & limonada: 3€

Helados en Vernazza: 8€

Refrescos en la Spezia: 7,50€

Cena en La Spezia: 19€

Total gastos: 92,8€/2 = 46,4€/persona

Viaja seguro como yo, contrata tu seguro de viaje con IATI seguros, por ser nuestro lector tienes un 5% de descuento extra pulsando –>> aquí <<–

descuento copia